Teleport. © Cristóbal Carretero Cassinello

Teleport. © Cristóbal Carretero Cassinello

Teleport es un serie de fotografica que nos hará soñar a la velocidad de la luz, nos hará cómplices del gran viaje argonauta de la materia a través del espacio-tiempo, descrito en las ecuaciones de la relatividad general de Albert Eninstein. Agujeros de gusano que yacen en la invisibilidad aparente, nos revelarán una nueva realidad temporal, un pulso a la razón y la búsqueda quimérica del hombre de universos paralelos coincidentes en el pasado, presente y futuro.

Teleport will make us dream at the speed of light, it will make us accomplices of the great Argonaut journey of matter through space-time, described in Albert Eninstein’s equations of general relativity. Wormholes that lie in apparent invisibility, will reveal to us a new temporal reality, a pulse to reason and man’s chimerical search for coinciding parallel universes in the past, present and future.

Texto por Josep Fábrega Agea, Crítico de arte y Fotografía. Begues, Enero de 2021.

Quisiera realizar una extensa y necesaria introducción que nos haga una idea de la valentía y rompedora modernidad que significan los trabajos de Cristóbal Carretero Cassinello.

La fotografía de calle desarrollada en estos últimos cinco años parte de  la transformación teórica de los años ochenta, la conquista de los museos, pasando por la llegada de las nuevas tecnologías en los 90, cuando la fotografía termina por consolidarse como un importante integrante dentro del ámbito artístico contemporáneo. Aquí emerge el concepto “fotografía inútil”, que establece la fotografía como medio artístico autónomo, en contraposición a la fotografía descriptivita de  generaciones anteriores, caracterizada por el reportaje social.

Más recientemente se producen las primeras críticas al puro realismo fotográfico, al estricto documentalismo de calle y se producen líneas de pensamiento estético sintomáticos de un poso de pensamiento posmoderno, hasta el contexto actual en el que la tecnología ha dado lugar al debate sobre la “postfotografía”.

En este punto se consolida una nueva forma de trabajo: las series conceptuales a partir de material visual, no necesariamente de fotografías de carácter documental. Parafraseando a Joan Fontcuberta, “la ausencia de verdad documental estricta no supone ningún trauma ni angustia, sino que aparece como algo fascinante y natural al servicio del proyecto intelectual subyacente.” La postfpotografía donde podemos establecer que es el contenido y no la forma lo que da unidad a una observación muy crítica del uso de  tecnología tomada exclusivamente al servicio de la verdad evidente y no de la verdad subyacente.

Cassinello va más allá́ del documentalismo estricto; más que unos rasgos puramente formales y descriptivos, el fotógrafo entra en  esa obsesiva voluntad de hacernos dudar sobre lo que es y lo que puede ser una imagen, y a la vez expandiendo los límites del vocabulario expresivo fotográfico hacia su personal visión surrealista de formas, color, luz, medios tonos y sombras. La materia prima de lo que llega a nuestra pupila y a nuestra interpretación intelectual.

En definitiva la renovación de la fotografía de calle que apenas pocos autores están produciendo, es decir: el progreso del medio fotográfico a partir de su cuestionamiento. La imagen como pretexto y soporte intelectual al servicio único del contenido intelectual o leivmotiv de cada proyecto. Dinamitar la realidad convencional con la nueva realidad fotográfica, a través de dípticos, ilusiones ópticas, contrastes de forma y sofisticados trompe l’oeil que, sin embargo, en su progresión dan coherencia y narrativa al proyecto.

Realizada esta introducción al nuevo proyecto Teleport de Cristóbal: ¿dónde radica el mensaje, el concepto, el hilo que nos lleva?

Las imágenes o quizás deberíamos decir mejor, el material visual nos lleva a una revelación de puertas ocultas del tiempo invisibles al ojo humano pero no al objetivo de la cámara y a la definitoria del encuadre que nos permite el tantas veces anhelado viajar en el tiempo. Es una evocación de lo desconocido, de lo no evidente, de lo no visible aunque lo tengamos ante nuestra vista. Esa imaginación real ó irreal de viajar en el espacio tiempo es una manera de convertir en realidad conceptual, lo que sin el filtro de la cámara y el armazón del concepto serian simples observaciones de la vida diaria.

En palabras de Cassinello “Teleport nos hará́ sonar a la velocidad de la luz, nos hará́ cómplices del gran viaje argonauta de la materia a través del espacio-tiempo, descrito en las ecuaciones de la relatividad general de Albert Einstein. Agujeros de gusano que yacen en la invisibilidad aparente. Nos revelaran una nueva realidad temporal, un pulso a la razón y la búsqueda quimérica del hombre de universos paralelos coincidentes en el pasado, presente y futuro.”

Es aquí donde Cristóbal es valiente, iconoclasta, y huye de los criterios estéticos, compositivos y tópicos de la fotografía de calle para navegar en su propio universo personal y creativo. Sus trabajos son de lo más original que hay en la actualidad en el panorama fotográfico y marcaran tendencia dentro y fuera de nuestras fronteras, porque me temo que la fotografía de calle estrictamente documental está agotada creativamente.