Etéreo. © Cristóbal Carretero Cassinello

Etéreo© cccassinello

En la antigüedad, la física utilizaba la noción de éter para nombrar un supuesto fluido invisible que, en teoría, llenaba el espacio y constituía el medio transmisor de todas las manifestaciones de energía, con el desarrollo de la ciencia se descarta la existencia del éter. El lenguaje poético, en cambio, apela al término éter para nombrar ese elemento inmaterial que rodea al planeta Tierra, algo extremadamente delicado, ligero, que recuerda algo similar al aire que llena el espacio.
Si de algo nos vale la fotografía cuando congelamos una región del universo, es para intentar captar la realidad, pero también lo imposible, lo etéreo, a través de la poesía visual.