EL ORDEN DE LAS COSAS

EL ORDEN DE LAS COSAS. SINOPSIS.

 “El Orden de las Cosas” utiliza la búsqueda de un cinturón escondido como excusa para ahondar en un tema tan delicado como la violencia de género.Desde el principio, un joven Marcos (20) busca por todos los rincones de la casa su cinturón. Se trata de un cinturón muy especial al que tiene mucho afecto ya que éste ha ido legándose a lo largo de generaciones familiares; pero por mucho que busca en todas las habitaciones no lo encuentra por ningún lado. Pide ayuda a Julia y le reprocha el desorden, pero Julia está metida en la bañera y no responde. Desde la bañera, Julia es testigo de cómo Marquitos va creciendo mientras ayuda a su padre a buscar el cinturón. También ve cómo al volverse adulto, Marquitos decide no seguir buscando el cinturón y tras discutir con Marcos (40)se va de casa para siempre. Gota a gota, el grifo mal cerrado va llenando poco a poco la bañera. El agua de la bañera ahoga los gritos de sufrimiento y dolor de Julia. Julia recibe la llamada de Marquitos, pero la amenaza de Marcos, al pié de la bañera, de tirar de la cadena del tapón, le hace no contestar al teléfono. Marcos, muy satisfecho, se emociona y la abraza, pero su pequeña victoria dura poco porque el teléfono vuelve a sonar, y esta vez Julia, tras un pequeño forcejeo, reúne valor para coger el teléfono. Marcos se ve obligado a tirar de la cadena del tapón. Y mientras escuchamos a Marquitos al otro lado del teléfono gritando a su madre que se vaya de allí, el nivel del agua desciende, revelando el cuerpo lleno de golpes y moretones de Julia, hasta quedar la bañera casi vacía. Llaman al timbre. Son la hermana y el hermano de Marcos junto con sus respectivas parejas. Entre todos ayudan a un avergonzado Marcos a buscar el cinturón y responsabilizan a Julia de todo lo que pasa, por su cabezonería.

El tiempo pasa y las gotas de agua irán cayendo cada vez más deprisa hasta llenar de nuevo la bañera. Ya mayor, Marcos (60) pierde los nervios y bajo la amenaza de volver a tirar del tapón de la bañera, consigue que Julia finalmente saque el cinturón escondido de debajo del agua. Y justo cuando Marcos se hace con el cinturón, una lágrima de Julia se estrella contra la superficie del agua de la bañera, haciéndola rebosar. Julia, por fin, grita como no lo había hecho en toda su vida. El agua de la bañera se desborda como una cascada, inundando rápidamente el baño. Marcos tira del cinturón, pero éste está enganchado al fondo de la bañera. El baño se acaba por inundar, junto con Marcos y Julia.

Una vez bajo el agua, Julia ve una intensa luz al otro lado del techo del baño. Julia intenta que Marcos suelte el cinturón para irse con ella, pero Marcos, joven otra vez, es incapaz de soltarlo. Julia finalmente nada hacia la superficie del agua y se adentra en la luz. Marcos queda en el fondo, aferrado al cinturón.

Julia emerge del agua. Mira en todas direcciones y no ve más que agua. Está en medio del océano y su figura se hace cada vez más pequeña hasta desaparecer en la inmensidad del mar. Imágenes finales de bañeras encalladas en la orilla del mar, y pisadas en la arena que se adentran tierra adentro.

EL ORDEN DE LAS COSAS. MEMORIA DEL DIRECTOR.

“El Orden de las Cosas” trata sobre la violencia de género, y desde el principio hemos decidido abandonar la senda del realismo y hacer una interpretación simbólica e intencionadamente surrealista de la realidad para provocar así una respuesta reflexiva en el espectador, muy distinta de la que provoca la cruda realidad mostrada tal cual. El cortometraje intenta sobrecoger renunciando en todo momento a mostrar la violencia explícitamente. Mediante el uso de metáforas visuales (gotas de agua), se pretende transmitir la indefensión y el sufrimiento ocasionados por el maltrato y todos sus efectos, mostrando los moretones pero no los golpes. En la historia hay dos objetos protagonistas: el cinturón y la bañera. Por un lado, el cinturón es el símbolo de los valores tradicionales que a lo largo de muchas generaciones han ido sometiendo al género femenino a favor del masculino. Él pretende que ese legado de valores continúe, y espera que su hijo Marquitos acepte el cinturón con todo lo que ello implica. Y aunque al principio parece que logra educarle para tal efecto, afortunadamente al final decide negarse a ello. Dicha negativa acrecienta la frustración de Marcos.

Al igual que un domador de leones con su látigo, Marcos usa el cinturón para domar los valores de Julia. Sin embargo, ella se niega a pasar por el aro escondiendo el cinturón. No se rebela atacando a su domador, sino que se mantiene a la expectativa, esperando. Realmente, ambos esperan a que el otro cambie, pero eso no ocurrirá a menos que uno ceda. Y sería una relación satisfactoria siempre y cuando quedara siempre claro quién domina a quién. Pero el hecho de que ella se niegue a aceptarlo lo desespera, convirtiéndolo todo en un auténtico sufrimiento para él.

El otro elemento importante en la historia es la bañera donde Julia encuentra su refugio y, al mismo tiempo, su prisión. A lo largo de la historia el agua en la bañera es el fiel reflejo de los sentimientos y los estados de ánimo de la protagonista. Julia, gota a gota, poquito a poco, va reuniendo el coraje necesario para reaccionar. La bañera se va llenando lentamente hasta acabar desbordándose, de la misma forma que se desbordan también los sentimientos de Julia en una cascada irrefrenable e irreversible de dolor y rabia acumulada durante toda una vida de sufrimiento. Y tras inundarse el cuarto de baño, Julia asciende a la superficie, apareciendo en mitad del océano, algo tan liberador como aterrador, ya que tras liberarse de una relación de maltrato una persona tiene el miedo de enfrentarse sola al mundo, sintiéndose insignificante como un naufrago en mitad del océano. Tendrá que nadar mucho para encontrar tierra firme y poder marcar su propiocamino en la arena.

“El Orden de las Cosas” pretende poner de manifiesto el cambio de valores que afortunadamente ha tenido lugar en la sociedad actual poniendo de manifiesto la injusticia de determinados valores que deberían permanecer obsoletos. Pretende decir que hay luz al final del camino, y que aunque el camino está lleno de sufrimiento, nunca es tarde para encontrar la esperanza. Las bañeras encalladas en la orilla del mar son el símbolo de la vida dejada atrás y las pisadas en la arena la esperanza de la vida nueva que empieza. El hecho de que haya varias bañeras quiere decir que ella es una más de las mujeres que se han liberado de su particular prisión.

 “El Orden de las Cosas” es un cortometraje que trata sobre la esperanza. La falsa esperanza en que una vida trágica pueda cambiar sola, y la verdadera esperanza en que una decisión tomada a tiempo puede hacernos empezar una nueva vida que seguramente sea mejor.

EL ORDEN DE LAS COSAS. PERSONAJES

JULIA

Ella no abre la boca porque Marcos no le deja tener voz propia. Tiene que sumergirse en el agua para gritar. Pero el agua silencia el grito. Ella siente miedo e humillación, pero, sobre todo, una inmensa tristeza que se va convirtiendo en desengaño. Al final, tras explotar después de ser testigo de una vida sufriendo en silencio, ella incluso le ofrece a Marcos la oportunidad de abandonar sus valores y liberarse con ella de ese lastre, pero ya es demasiado tarde para que cambie. Marcos se mantendrá aferrado a su cinturón, símbolo de los valores en que cree, y se ahogará junto a él y junto a todo lo que él representa .Al final emerge como si nada de lo ocurrido hubiera pasado. Como si hubiera tenido la oportunidad de ser testigo de la vida que le esperaría si no decidiera liberarse.

MARCOS

En ningún momento sabemos en qué trabaja ni demás información innecesaria que desviaría la atención sobre el tema fundamental. Se llama Marcos, como seguramente su padre y su abuelo, y ha llamado Marquitos a su hijo con afán perpetuatorio. Intentará inculcar en su hijo los valores que a él le enseñaron, su orden de las cosas, pero el hijo no lo aceptará y Marcos renegará de él. Marcos es el malo de la historia, pero no se pretende mostrar al maltratador como a un monstruo. Ha sido educado así y en cierta forma no tiene culpa de ello. Él sufre maltratándola, pero aun así lo hace porque ha sido educado para hacerlo. Esto provoca en él un serio conflicto interior entre el deber y el arrepentimiento, del que responsabiliza exclusivamente a Julia. Presentamos al maltratador como un personaje contradictorio que puede llegar incluso a arrepentirse de lo que hace. No puede evitarlo y cree que debe hacerlo. No comprende por qué si las mujeres de los otros lo aceptan, por qué Julia no. Quiere a Julia. Seguramente por eso sufre haciéndola daño. A medida que avanza la historia, Marcos se adentra en un creciente estado de sufrimiento. El único momento en el que se pone contento es cuando, con la amenaza de tirar de la cadena del tapón de la bañera, consigue que Julia no responda al teléfono. Eso es un logro para él. Ha conseguido que ceda. Llega incluso a emocionarse. Tiene la esperanza de hacerla cambiar, aunque dura poco.

Marcos en ningún momento pide perdón por lo que hace, porque verdaderamente piensa que no hace nada por lo que deba pedir perdón. Ha sido criado así, es su naturaleza. No cree hacer nada malo. Simplemente alecciona a su pareja para que actúe según su propio “orden de las cosas”, que considera único.”

Fuente: http://www.elordendelascosas.com/ (Texto recogido del dossier de prensa del cortometraje)

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

EspañolCatalàEuskaraGalegoItalianoFrançaisEnglishDeutschNederlandsDanskEsperantoSvenskaNorskPolskiРусскийSlovenščinaPortuguês日本語Malti우리말Türkçeپارسی中文(简体)עבריתالعربيةاردو

kritodesign.com |
Graphic & Web Design Studio

Ofrecemos el mejor servicio profesional en Diseño & Desarrollo Web, Diseño Gráfico Profesional, Tiendas Online, Aplicaciones Web, Aplicaciones Móviles [ IOS & Android ] & Formación para Empresas. Visítenos!

ÚLTIMOS COMENTARIOS